jueves, 23 de septiembre de 2010

AMOR VAMPIRO



Ya es medianoche y mi cuerpo reposa en un lecho espectral de rosas,
rodeado de velas incandescentes que compensan el frío macabro de tu presencia.
Me habla tu siniestra mirada, me convence el vacío de tus ojos, me aferra a tus brazos el encanto de tus hechizados labios.
Tu carne desnuda, siempre pálida y con olor a muerte,
se inclina sobre mi cuerpo que tiembla de temor y placer.
Susurras mi nombre y suplicas perdón,
pero te excita el calor de la sangre en mis venas.
Cierro mis ojos y con débil aliento apresuras tu boca sobre mi cuello, provocando gemidos lúbricos que embisten el silencio de la noche.
Abro mis ojos y una vez más me habla tu siniestra mirada,
pero ésta vez confiesas que me amas con el brillo de tus ojos;
y me arrastras contigo hacia el mundo de los inmortales,
para derrochar nuestros cuerpos en la eterna oscuridad de éste Vampiro Amor.


1 comentario:

  1. MITA:
    ME GUSTO MUCHO ESTE ESCRITO SUYO...
    MUY PROFUNDO.
    SIGA ASI

    ResponderEliminar